Translate

jueves, 16 de enero de 2014

ENTR # 7 LA MISIÓN DE ALLAN KARDEC—por prof. J. Herculano Pires

“La misión científica de Allan Kardec” es el título de un trabajo de autoría del Prof. J. Herculano Pires (1914 – 1979), incluido en las páginas finales del libro “Vida y obra de Allan Kardec”, de la Editora Cultural Espírita – EDICEL.  
Espiritismo
              Una nueva era para la humanidad

Inicialmente, el notable pensador espírita traza una línea divisoria entre la revelación Espiritual,  que vino a través del Espíritu de Verdad, y la Ciencia Espírita, revelación humana que fue obra de Kardec. El propio codificador del Espiritismo proclamó esta distinción y se entregó en cuerpo y alma al trabajo científico, “sacrificial y único en la elaboración de la Ciencia Admirable que Descartes percibió con anticipación en sus famosos sueños premonitorios”, de acuerdo con J. Herculano Pires.
Científico, pedagogo y psicólogo, Kardec se sirvió de su profunda experiencia para estructurar la Nueva Ciencia, a mediados del siglo XIX: Diría, entonces, el admirable autor de “La Concepción Existencial de Dios”: “El peso aplastante de la tradición teológica, con su ciencia infusa apoyada en la Biblia, vendaba los ojos de la ciencia, que tenía que andar a ciegas como la misma justicia humana. Esta ciencia trémula, a pesar de los presupuestos atrevidos, contaba en su seno con los pioneros del futuro”.
Kardec estaba al frente de esos pioneros, dotado de un coraje asustador, que le permitió enfrentar con la insolencia de los genios todas las fuerzas culturales de la época. “Él obligo a los más famosos científicos del siglo XIX – dijo en cierta ocasión el Dr. Urbano de Assis Xavier – a dejar de lado sus preocupaciones por la materia para descubrir y probar la existencia del Espíritu, como sucedió con William Crookes, Charles Richet, Cesar Lombroso, Alexander Aksakof, Ochorowicz, Friedich Zolner y tantos otros.

Fundó la Sociedad de Estudios Espíritas de París, con foros de carácter científico y no religioso, así como la Revista Espírita.
“Kardec – añadió el Profesor H. Herculano Pires – no se perdió, como Wundt, Werner y Fechner, en lo sensible de las investigaciones epidérmicas en el umbral de las sensaciones. Percibió luego que los métodos no podían ser aplicados a fenómenos extra físicos y estableció el principio de la adecuación del método al objeto”.
Richet reconocería en su “Tratado de Metapsíquica” que Kardec jamás hiciera una afirmación que no estuviese probada por las investigaciones.  Fue precisamente Kardec quien reveló, en una batalla sin treguas, los dos principios fundamentales de nuestra mundividencia:

-          La verdad es única e indivisible, fundada en la verdad Pitagórica que se revela en la multiplicidad de la Década;
-          Todo se encadena en el Universo, sin solución de continuidad. Los que intentan fragmentar esa unidad orgánica están presos a las falibles condiciones del sentido humano.

Al respecto el Profesor H. Herculano Pires, esclarece una vez más:
“En reciente congreso realizado en Moscú, provocado por las controversias sobre el descubrimiento del cuerpo bioplásmico del hombre (periespíritu, según la denominación Kardeciana), Kardec fue considerado como un racionalista del siglo XIX, que se anticipó a diversas conquistas de la tecnología moderna.

“Los hechos prueban que la Ciencia Admirable elaborada por el Codificador del Espiritismo continúa a pesar de las preocupaciones y el desarrollo de la Ciencia Actual, que avanza, ineluctablemente, sobre el esquema científico de Kardec. Este es el hecho más significativo de nuestros días, que los espíritas no pueden ignorar”.
 Infelizmente la Ciencia de la época se cerrará sobre sus conquistas primarias y con ella se juzgaba en la posesión del conocimiento total. Caería en un mecanicismo simplista y alienado. Cuando la Academia reconoció la existencia del Hipnotismo, Kardec recordó, en un artículo crítico e irónico en la Revista Espírita, que el Sr. Magnetismo intentó innumerables veces entrar en la Academia por las puertas de enfrente, pero siempre fue rechazado, hasta que resolvió cambiar de nombre y entrar por la puerta del fondo, siendo bien recibido y adquiriendo la tan deseada ciudadanía científica. La Ciencia daba más importancia a las apariencias de las formas que de la sustancia.
 Espiritismo
                      Ciencia 
                                   Filosofía
                                                   Moral


Kardec desenvolvió, al frente de la Sociedad de Estudios Espíritas de Paris, implacable crítica epistemológica. Cuando los científicos volvieron a la carga contra el espiritismo, declaraba, con justa razón, la impotencia de la Ciencia para opinar sobre las cuestiones que ignoraba.
 El Profesor H. Herculano Pires confirma:
“Kardec negaba a la Ciencia el derecho de opinar sobre el Espiritismo, que ella no conocía y los científicos lo encaraban a través de preconceptos, en una actitud anticientífica”. La posición de Kardec al respecto es concluyente:

“La Ciencia propiamente dicha, como Ciencia, es incompetente para pronunciarse sobre el Espiritismo, y su pronunciamiento al respecto, cualquiera que sea, favorable o no, ningún peso tendría”.
“Esa declaración de incompetencia es válida aún hoy – ratifica el Profesor H. Herculano Pires -, cuando vemos la Ciencia confirmar el Espiritismo sin querer y sin saber…”.

Para finalizar:
“Kardec estructuró la Ciencia del espíritu e instituyó la investigación mediúmnica, porque la mediúmnidad es la ventana abierta en la pared de los fenómenos materiales para mostrar una parcela del Infinito a los hombres imantados en lo finito”.

Revista Espírita Allan Kardec.  Noviembre/90 a Enero/91
Traducción al español: Oscar Cervantes Velásquez
CENTRO DE ESTUDIOS ESPÍRITAS FRANCISCO DE ASÍS
Santa Marta – Colombia

2 comentarios:

  1. Aqui no Rio de Janeiro,existem várias casas de kardecista,eu mesma já fui em várias.
    Acho muito bom,você sente uma paz inexplicável.
    Obrigada pelas lindas palavras.
    Tenha uma linda noite com muita paz e luz,beijinhos.

    ResponderEliminar
  2. nelma ladeira gracias y bendiciones incesantes para ti y los tuyos, tu aporte y trabajo es crucial en la construcción del ideal espiritual al cual fuimos convocados, tu entrega al noble ideal inspira y motiva herman@, DIOS TE BENDIGA.
    e graças incessantes a você ea seu bênçãos, sua contribuição e trabalho é fundamental na construção do ideal espiritual para que foram convocados, o nobre ideal herman entrega @ inspira e motiva, Deus te abençoe.

    ResponderEliminar